Tips para quitar manchas en los dientes – Revista Womens Health

El bicarbonato de sodio es una sal y, para colmo, no se disuelve en el tiempo del cepillado. Por ende, los granos de sal al cepillarse pulen los dientes (es un abrasivo) y la porción de sal que se disuelve desmineraliza en parte el esmalte. Por otro lado, usarlo más de 2 veces por semana es cáustico (prueba, y después me contas las ulceraciones que te provoca).

De la frutilla desconozco, pero debería responder al mismo principio que todas las frutas. ES UN ACIDO. Leve, quizás, pero ácido al fin como todos los jugos de las frutas.

El jugo de limón es, quizás, el jugo de fruta más ácido (pH 2) junto con el de cualquier cítrico. Por ende, lo que provoca es una EROSIÓN ÁCIDA DEL ESMALTE y claro, al disolver la capa superficial de esmalte, elimina las manchas que se encuentran en esa capa. El esmalte que se pierde (en estas circunstancias) no se recupera o se recupera menos del que se perdió. En este caso en particular el paciente puede experimentar sensibilidad dental progresiva al uso de ácido cítrico debida, justamente, A QUE SE ESTA DISOLVIENDO EL ESMALTE y la dentina queda cada vez más expuesta. Si a esto, lo combinas con bicarbonato de sodio… te podrás imaginar los resultados.

En cualquiera de los casos, el efecto de blanqueado no es tan marcado. Dicho de otro modo, te estás destruyendo los dientes casi irreversiblemente, y sin resultados considerables.

Quieres blanquearlos? consulta a tu Odontólogo que POR ALGO se estuvo 6 años o más estudiando (como yo). Hay métodos muy buenos de blanqueado y limpieza de manchas. A veces, con una simple periodoncia es suficiente y no hace falta lastimar al esmalte.

En todos los casos sepan que los dientes NO SON BLANCOS. en el mejor de los casos son “Blanco – amarillento marfil” o “blanco nacarado” pero no blanco puro. El color del diente lo da la dentina (el esmalte es translúcido) y la dentina, es amarilla, color crema, marfil, más amarilla tirando a oscura (depende la persona, la raza, el sexo y la edad) pero NUNCA blanca.

Mi consejo: Déjense los dientes como están. Los dientes más saludables no son los más blancos, sino los que se mantienen vitales, mejor mantienen sus funciones y los que menos problemas traen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *